lunes, 2 de agosto de 2010

¿Cómo actuaba San Juan Vianney ante las injurias y las alabanzas?

Fuente Foto

¿Qué hacen tus hijos cuando alguien habla mal de ellos? o, ¿cuando alguien los alaba por lo que hicieron?... Humanamente, es fácil enojarse cuando alguien habla mal de nosotros, sobre todo si no es verdad, ¡nos parece una injusticia! Pero ¿qué tal las alabanzas?, ¿a quién no le gustan?
Durante el Año Sacerdotal, me inscribí en el blog "San Juan María Bautista Vianney" y periódicamente recibía reflexiones sobre la vida de este gran santo. Una de ellas, fue precisamente, una anécdota de cómo el santo Cura de Ars, reaccionaba ante situaciones como éstas. Si nosotros queremos que nuestros hijos sean santos, ¿cómo ayudarlos a reaccionar de manera que le de gloria a Dios en este tipo de situaciones? Tal vez quieras compartirles esta anécdota de San Juan Vianney para empezar a platicar al respecto:

"San Juan María Vianney no ignoraba las denuncias formuladas contra él ante su prelado. Más de una vez algunos colegas amigos le rogaban que hablase en su defensa. Pero él siempre optaba por callarse, y para dar razón de su silencio, refería una anáecdota sacada de su libro favorito, ‘Vida de Santos’:
Un santo dijo un día a uno de sus religiosos: “Ve al cementerio e injuria a los muertos”. El religioso obedeció, y al volver, le preguntó el santo: “¿Qué te han contestado?”. “Nada”. “Pues bien, vuelve y haz de ellos grandes elogios.”
El religioso obedeció de nuevo: “¿Qué te han dicho ésta vez”. Nada, tampoco, respondió. “¡Ea!, tanto como si te injurian, como si te alaban, pórtate como los muertos”.
Y continuaba una vez, luego de ésta anécdota, con ésto:
Hoy he recibido dos cartas, en una me dicen que soy un santo, y en la otra que soy un charlatán. La primera nada me ha añadido, la segunda, nada me ha quitado; así que si estuviese tentado de orgullo, tendría con qué curarme".  Tomado del blog "San Juan María Bautista Vianney"

También he escuchado de gente muy santa, que ante los elogios y las alabanzas, podemos contestar simplemente "gracias" y en nuestra mente decir "¡gloria a Dios!" o "no a nosotros, no a nosotros, sino a tu nombre sea la gloria" (Sal 115, 1), para protegernos de caer en orgullo.
En cuanto a las injurias y difamaciones, también podemos enseñarles a "perdonar a otros por no saber lo que dicen" y "no tomar en cuanta sus ofensas"... es, tal vez, otra forma de ver la reacción de San Juan Vianney.
Ninguna de estas cosas son fáciles, sin embargo, no son imposibles, ¡pues tenemos la gracia de Dios! ¡Frecuenta los sacramentos!

¡San Juan Vianney, ruega por nosotros!

3 comentarios:

  1. a good lesson to teach our children, and ourselves.

    ResponderEliminar
  2. thank you for sharing this post. I think it is a valuable lesson to teach our children and practice ourselves.

    ResponderEliminar
  3. You are right Gardenia, it's a good lesson for us too! I probably should add that, we parents, need to model this to our children...what a challenge!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ShareThis